Tríada de Budas del salón principal del templo Jogyesa

Templo Jogyesa, un remanso de paz en el centro de Seúl

Holafly y Japonismo, eSIM con descuento
Visit Nara

El templo Jogyesa (조계사) es el templo principal de la orden de Jogye en Seúl y el templo más importante del budismo coreano. A pesar de estar situado en pleno centro de Seúl, el templo es un pequeño remanso de paz y de tranquilidad donde disfrutar y aprender más del budismo en Corea.

Rodeado de edificios modernos de todo tipo, es fácil pensar que la visita al templo quizás no sea nada especial, pero nada más lejos de la realidad. En el complejo del templo hay un montón de imágenes y detalles budistas que vale la pena pararse a observar y disfrutar.

templo-jogyesa-45
La torre Beomjong, con los cuatro instrumentos budistas, vista desde el centro del complejo

Además, en el templo siempre hay distintas decoraciones, haciendo que la visita merezca la pena en cualquier época del año. Nosotros visitamos el templo a comienzos de abril, cuando ya estaban colocando los miles de farolillos que decoran los templos de Corea para una de las mayores festividades del año: el nacimiento de Buda. Pero también hay otras decoraciones para diferentes eventos y festivales.

Asimismo, por su localización, es fácil añadir una visita al templo en cualquier itinerario por Seúl.

Maiko con mapa Japonismo

Planifica tu viaje a Corea del Sur

Te proporcionamos herramientas y recursos para que tu viaje a Corea del Sur sea inolvidable y sin preocupaciones

Breve historia del templo Jogyesa

El tempo fue construido originalmente a finales del siglo XIV, al comienzo de la dinastía Joseon, justamente cuando el budismo fue reprimido en favor del confucianismo. Fue el primer templo situado dentro del límite de las cuatro puertas de la ciudad de Seúl, pero fue completamente destruido en un incendio y reconstruido en 1910 con el nombre de templo Gakhwangsa.

En 1938 fue escogido como templo principal del budismo coreano y se renombró a templo Tegosa. Finalmente, volvió a ser renombrado de nuevo en 1954, cuando se realizó una ceremonia de purificación para eliminar cualquier vestigio de la influencia japonesa no sólo en el complejo del templo, sino también en el propio budismo coreano, y pasó a llamarse templo Jogyesa.

El nombre actual hace referencia a la orden Jogye del budismo coreano y deriva del monte Jogyesan, lugar de meditación del monje Huineng, uno de los patriarcas más respetados del budismo coreano.

templo-jogyesa-43
Farolillos en la gran sófora frente al salón principal

Lugares destacados del templo Jogyesa

El complejo del templo Jogyesa no es demasiado grande, pero sí está lleno de varios salones, esculturas y detalles que no te puedes perder durante tu visita. Justamente para que no te pierdas nada, a continuación te contamos qué ver en el templo Jogyesa.

Puerta Iljumun de acceso al templo

El acceso al templo Jogyesa se realiza por la puerta Iljumun, construida en 2006. Supuestamente, al cruzar la puerta, debes abandonar tus preocupaciones para entrar al «mundo de la verdad» o «el mundo de Buda», es decir, el complejo del templo.

La puerta tiene tres pilares situados uno detrás del otro (y no tres puertas situadas una detrás de la otra, como sería lo tradicional), lo que supuestamente simboliza el hecho de entrar en el templo con un único corazón.

Además, los tres pilares también son una clara referencia al Sutra del Loto que se divide en la verdad unificadora del universo, la iluminación y el camino del bodhisattva.

templo-jogyesa-56
Puerta Iljumun al atardecer con sus tres pilares uno detrás del otro

En los laterales de la puerta verás las cuatro imágenes de los cuatro reyes celestiales (Sacheonwang), cuatro deidades budistas que protegen los cuatro puntos cardinales y combaten la entrada de todo mal.

En el letrero de la puerta no sólo aparece el nombre del templo, sino también la frase «sede del budismo coreano». Fue escrito por un importante calígrafo coreano.

templo-jogyesa-12
Dos de los cuatro reyes celestiales

Salón Daeungjeon, salón principal del templo

El salón principal del templo Jogyesa es el salón Daeungjeon o «salón del Buda». Fue construido en 1938 con madera de pino de la montaña Baekdu y en su interior alberga la imagen del Buda Gautama acompañado a la derecha por el Buda de la medicina y a la izquierda por el Buda Amitabha respectivamente.

La colocación de la tríada de Budas no es casual. Buda Gautama está en el centro porque sus enseñanzas son fundamentales en el budismo y, por lo tanto, simboliza la iluminación. A la derecha, el Buda de la medicina muestra misericordia con enfermos y aquellos que sufren. Mientras que, a la izquierda, el Buda Amitabha supervisa el paraíso de nuestros antepasados y nuestra propia felicidad en el más allá.

Las esculturas, que miden más de 5 metros y son las esculturas de Buda más altas de toda Corea, parecen observar a los feligreses que acuden al tempo al rezar.

templo-jogyesa-23
Tríada de Budas en el salón principal

Además de la tríada de Budas, verás a la derecha del salón un espectacular Buda de madera, declarado Tesoro Nacional. La estatua estaba originalmente en el templo Dogapsa y se cree que data de comienzos de la dinastía Joseon, por lo que es un ejemplo importantísimo del arte budista coreano del siglo XV.

En el momento de la construcción del templo se consideró que la estatua era demasiado pequeña para el salón principal, razón por la cual se añadió la tríada de Budas que puedes ver en la actualidad. Curiosamente, cuando visitamos el templo, la gran mayoría de fieles rezaban frente a la imagen del Buda de madera y no frente a la tríada, algo que demuestra hasta qué punto es querida esta imagen clásica.

Según parece, el templo se está planteando la posibilidad de construir un pequeño salón dedicado en exclusiva a este Buda de madera.

templo-jogyesa-22
Fieles rezando frente al Buda de madera, Tesoro Nacional

Además de los Budas, el salón destaca por sus murales, que cuentan la historia de Buda. Asimismo, en el exterior, verás un pino blanco, una especie rara en Corea, con más de 500 años de antigüedad. El pino, que mide 12 metros de alto, fue una ofrenda de misioneros chinos durante el periodo Joseon y da nombre a la cercana área de Susong-dong (dong significa «pino» en coreano). Por su importancia, fue declarado Patrimonio Natural.

También en el exterior, protegiendo el salón principal, verás la estatua de un haechi, una criatura mitológica que protege de todo mal, trae buena fortuna y es un amuleto contra los incendios. El haechi se asemeja a un león o a un perro y siempre se representa con grandes colmillos y cola de dragón.

Aunque supuestamente feroz, los haechi de piedra que verás aquí y allá en Corea siempre tienen un aspecto divertido y amable, exactamente como los del templo Jogyesa.

templo-jogyesa-30
Haechi, protegiendo la entrada al salón principal

Salón Geungnakjeon

El salón Geungnakjeon («salón de la dicha suprema») es un edificio de dos pisos situado detrás del salón principal. En el interior del salón está consagrada, en el centro, la imagen de Buda Amitabha. A su izquierda tienes a Avalokitesvara, el bodhisattva de la compasión, mientras que a la derecha verás a Ksitigarbha el bodhisattva que ilumina las tinieblas e intenta salvar a las almas condenadas al infierno. A ambos lados, acompañan las imágenes de los Diez Grandes Reyes.

El segundo piso del salón se usa para diversas actividades y eventos del templo, desde ceremonias budistas y seminarios a reuniones de grupos, conciertos y exposiciones o eventos culturales.

templo-jogyesa-52
Parte trasera del salón Geungnakjeon, visto desde la calle

Torre Beomjong

Al lado del salón Geungnakjeon verás la torre Beomjong, donde todas las mañanas y todas las tardes se celebra una oración ritual a cargo de un monje del templo.

El ritual consiste en golpear los samul, los cuatro instrumentos de percursión del centro, para expresar de forma simbólica las enseñanzas de Buda a través de su sonido. En primer lugar, se golpea el beopgo, un tambor llamado comúnmente «tambor dharma», para difundir las enseñanzas de Buda en la tierra.

A continuación, el monje hace sonar la campana del templo beomjong. Suena 28 veces durante el servicio de la mañana, simbolizando el linaje de la tradición budista desde el Buda Gautama hasta el sexto patriarca del zen, Huineng (638-713). Durante el servicio de la tarde suena 33 veces, simbolizando la apertura de los 33 mundos celestiales de la tradición budista que nos lleva a todos al paraíso.

templo-jogyesa-50
Torre Beomjong

Seguidamente, el monje tocará el mokgeo, una especie de pez de madera que simboliza todas las criaturas acuáticas. Es un instrumento muy curioso en su forma que, además, tiene un sonido muy elegante y particular.

Finalmente, el monje hará sonar el unpan, un gong de bronce con forma de nube que representa a todos los seres del cielo. Supuestamente, su sonido ayuda a las almas que deambulan sin dirección a encontrar el camino a la Tierra Pura.

Sófora, el gran árbol central

El centro de la plaza del templo Jogyesa está ocupado por una enorme sófora (también llamado sofor, árbol de las pagodas o falsa acacia del Japón). Se estima que tiene 500 años de antigüedad y, con su enorme tronco de cuatro metros de diámetro y sus 25 metros de alto, su presencia es hipnótica.

El árbol está protegido por la ciudad de Seúl y es muy querido por los fieles que visitan el templo. En muchas ocasiones, se colocan esterillas al lado del árbol, frente al salón principal, para poder rezar desde el exterior.

templo-jogyesa-32
Gran sófora frente al salón principal del templo Jogyesa

Pagoda octogonal

En el centro de complejo del templo, frente al salón principal, se alza una pagoda octogonal de diez pisos. Los números no son casuales, pues hacen referencia, por un lado, al Noble Camino Óctuple del budismo, que lleva al cese del sufrimiento, es decir, al nirvana y, por el otro, a los Diez Métodos del Zen que ayudan a los fieles en su camino hacia la iluminación.

El exterior está decorado con ocho relieves de Buda, ocho bodhisattvas y ocho imágenes de deidades budistas. Mientras que en el interior están consagradas las reliquias de Buda, traídas desde Sri Lanka en 1913, así como miles de pequeñas estatuas de Buda y 25 artículos del Sutra del Loto.

Frente a la estupa hay un espacio para rezar mientras se ofrendan velas e incienso. En el pasado, había otra estupa en el complejo, construida durante el periodo colonial japonés y muy criticada por no encajar con el estilo tradicional coreano. Por ello, se sustituyó por la actual en 2009.

templo-jogyesa-40
Pagoda octogonal de diez pisos

Cheonjinbul, el Buda infantil

Otra imagen interesante en el complejo del templo Jogyesa es la de Cheonjinbul, una estatua infantil de Buda o «Buda inmaculado» que con su apariencia inocente de bebé simboliza la inocencia del mundo.

La estatua se irguió en el templo Jogyesa en marzo de 2006 con la esperanza de que los más jóvenes se sintieran atraídos por ella y, de este modo, pudieran aprender las enseñanzas de Buda de una manera amable y divertida, acorde a su edad.

templo-jogyesa-18
Cheonjinbul, imagen infantil de Buda

Tiendas de artículos budistas

Alrededor del templo hay decenas de tiendas especializadas en artículos budistas. Aquí puedes encontrar desde incienso y pequeñas figuras budistas a japa mala (rosarios budistas, para entendernos) y hasta tambores tradicionales.

Cuando nosotros visitamos el templo, estaban colocando los centenares de farolillos para el festival del cumpleaños de Buda, así que pudimos comprar un farolillo en una de las tiendas del complejo. También tenían unas figuras preciosas de haechi, que al final no compramos… ¡y tendríamos que haber comprado! Laura se enamoró de este animalito y ahora se arrepiente 🙂

templo-jogyesa-4
Tiendas budistas en los alrededores del templo

Qué ver cerca del templo Jogyesa

El templo Jogyesa está en pleno centro de Seúl, por lo que puedes combinarlo con cualquier otro lugar de tu interés. Mira nuestra Guía de Seúl y así decides qué ver a continuación. De todos modos, si no quieres tomar el metro o el autobús puedes combinar tu visita al templo Jogyesa con alguno de los siguientes lugares cercanos:

  • Plaza Gwanghwamun. Inmensa plaza con las estatuas del almirante Yi Sun-shin (quien ayudó a defender Corea durante la Guerra Imjin) y del rey Sejong (quien inventó el hangul), así como la fuente dedicada al sistema de escritura hangul y los distintos jardines y parques.
  • Puerta Gwanghwamun y Palacio Gyeongbokgung. Maravillosa puerta del palacio principal de la dinastía Joseon.
  • Bukchon Hanok Village. Villa con unos 860 hanok o edificios tradicionales en los que, en el pasado, vivían miembros de la familia real y la corte.
  • Insa-dong. Zona comercial con un montón de tiendas, cafeterías y restaurantes. Es interesante perderse por sus callejuelas, muchas llenas de galerías de arte y cafeterías bonitas en hanok, edificios tradicionales.
  • Ikseon-dong Hanok Village. Bonito barrio repleto de casas tradicionales hanok que, en esta ocasión, se han reconvertido en restaurantes y cafeterías.
  • Bosingak. Pabellón de la campana. Durante la dinastía Joseon, el repicar de las campanas anunciaba la apertura y cierre de las cuatro puertas alrededor de la ciudad. Hoy se usa sólo en Año Nuevo.
  • Arroyo Cheonggyecheon. Parque fluvial construido en 2005, tras demoler la autopista que pasaba por encima desde la década de 1970.
  • Palacio Changdeokgung. Otro de los grandes palacios de Seúl y uno de los mejor conservados. Merece la pena reservar visita guiada para descubrir su jardín secreto (el resto del palacio lo puedes visitar por libre).
  • Santuario Jongmyo. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995, fue el santuario principal de los reyes y reinas de la dinastía Joseon.
templo-jogyesa-44
Ofrendas de velas y de incienso frente a la estupa con las reliquias de Buda

Información adicional

  • El complejo del templo está abierto 24 horas al día y la entrada es totalmente gratuita.
  • En el templo se realizan varios eventos y festivales, como el nacimiento de Buda, el festival del loto, Chilsoek (la festividad del séptimo día del séptimo mes), el festival del crisantemo, Hangwai (acción de gracias), Jungyangjeol (la festividad del noveno día del noveno mes), Dongji (solsticio de invierno) o las celebraciones de fin de año. Tienes más información en la página web del templo Jogyesa.

Cómo llegar

El templo Jogyesa está en la zona de Insadong. Para llegar, usa tu T-money y toma la línea 3 del metro de Seúl hasta la estación de Anguk. Sal por la salida nº 6 y en pocos minutos llegarás al templo. Alternativamente, también puedes llegar desde la estación Jonggak de la línea 1 de metro.

De todas formas, puedes usar Kakao Map, Naver Maps o nuestro mapa general de Seúl para ver cómo llegar desde tu ubicación, integrándolo fácilmente en tu teléfono móvil durante tu viaje por Corea del Sur. Recuerda que Google Maps no te da información sobre cómo llegar a pie o en coche, pero sí en transporte público (la información de metro, autobuses y trenes sí está disponible).

Mapas para viajar a Japón creados por Japonismo

Mapa general de Seúl

El templo Jogyesa que te mostramos en este artículo está marcado en el mapa general de Seúl, junto con otros lugares destacados, que hemos usado para visitar la ciudad.

¡Disfruta del templo Jogyesa!

Laura Tomàs Avellana
Laura Tomàs Avellana

Licenciada en Traducción e Interpretación con inglés y japonés (UAB) con estudios especializados en la Universidad de Estudios Extranjeros de Kioto (KUFS) y Máster en Estudios de Asia Oriental (UOC) centrándose en sociedad y cultura de Japón, Corea y China. En la actualidad es cofundadora y directora de Japonismo, medio especializado en Japón líder en español donde escribe artículos sobre Japón y copresenta los pódcasts "Japón a Fondo" y "Japonesamente" centrados en cultura japonesa y viajes a Japón. Además, ha publicado dos libros "Japonismo. Un delicioso viaje gastronómico por Japón", "Japón en imágenes" y "Manual para viajar a Japón y no morir en el intento" (Anaya Touring). Laura imparte clases de literatura japonesa, turismo, gastronomía japonesa, business en Japón y arte japonés en el Curso de Especialización en Estudios Japoneses (CEEJ) y ha impartido varios cursos en distintas organizaciones como el curso "Japón y las cuatro estaciones" en Casa Asia, la masterclass sobre "Protocolo japonés" en la Universitat Ramon Llull (Blanquerna) o el curso de digitalización de competencias para el grado de Estudios de Asia Oriental de la Universidad de Málaga. Lleva estudiando coreano desde 2022 para ampliar sus conocimientos sobre la historia, sociedad y cultura coreanas. De esta pasión nació Coreanismo.