Itinerario de 7 días para ver lo básico de Seúl y Busan

Itinerario de 7 días para ver lo básico de Seúl y Busan

Holafly y Japonismo, eSIM con descuento
Visit Nara

Corea del Sur es un país que acapara cada vez más el interés de los turistas internacionales. Sin embargo, no es tan conocido todavía como la vecina Japón u otros países del sudeste asiático. Por eso, si te planteas un primer viaje a Corea del Sur, te proponemos un itinerario de 7 días para ver lo básico de Seúl y Busan.

Al final verás que te damos ideas para ampliar el itinerario, por si viajas más días y te apetece profundizar. No te olvides, de todas formas, que estas ideas te pueden servir para hacer itinerarios combinados por Corea del Sur y Japón.

gamcheon-1
Gamcheon Cultural Village es uno de los lugares más especiales de Busan
Maiko con mapa Japonismo

Planifica tu viaje a Corea del Sur

Te proporcionamos herramientas y recursos para que tu viaje a Corea del Sur sea inolvidable y sin preocupaciones

Planificando los destinos para este itinerario

El itinerario de 7 días que te proponemos a continuación está basado en el que nosotros hicimos en nuestro primer viaje a Corea del Sur. En nuestro caso, hicimos vuelo de ida y vuelta al aeropuerto de Incheon, que da servicio a Seúl (aunque está en otra ciudad). Hay otros aeropuertos en el país pero Incheon es el punto de entrada más típico para viajeros internacionales.

Somos conscientes de que, en sólo 7 días, hay que hacer un trabajo previo importante para decidir qué entra y qué se queda fuera. Porque Seúl es una ciudad grande con mucho que ver y Busan es tan alargada, que perderás mucho tiempo yendo de uno sitio a otro.

Pero como siempre decimos, es mejor disfrutar de únicamente 7 días que no ir. Con un itinerario como el que te proponemos verás lo principal de las dos ciudades principales del país y te quedarás con ganas de volver para explorar más. Todo lo que te contamos a continuación está planificado para ser eficientes y aglutinar visitas de lugares que estén lo más cercanos posible.

metro-seul-1
Metro de Seúl, que usamos fácilmente con la tarjeta T-Money

Día 1: Alrededores de la estación y puestos callejeros (Seúl)

El primer día de este itinerario es cuando llegas al aeropuerto de Incheon, a las afueras de Seúl. Nosotros te recomendamos tomar el tren exprés AREX, un tren expreso que conecta el aeropuerto con la estación central de Seúl sin paradas intermedias.

En nuestro caso, llegamos por la mañana temprano, por lo que nos dio tiempo a explorar Seúl en ese primer día. Si has leído Japonismo, nuestra web hermana, verás que muchas veces preferimos hacer el desplazamiento largo en tren en ese primer momento. Para esta ruta habíamos pensado hacer lo mismo e ir hasta Busan en este primer día. Sin embargo, al ser la primera vez en el país y llegar en fin de semana, no queríamos arriesgarnos a que no hubiera espacio en el KTX.

Nuestro hotel estaba a dos estaciones de metro de la estación central, por lo que pudimos hacer el check-in y salir a explorar la ciudad. Volvimos a la estación central a comprar billetes de tren a Busan y desde ahí exploramos brevemente los alrededores de la estación.

myeongdong-night-market-1
Ambiente en el mercado nocturno de Myeong-dong

Allí verás la antigua estación, un precioso edificio de ladrillo rojo construido en 1925 durante la época colonial japonesa. La estación estuvo varios años en restauración hasta que reabrió en 2011 reconvertida en centro cultural, con el nombre de Culture Station Seoul 284.

Muy cerca tienes el parque lineal Seoullo 7017 Skygarden, también llamado Skypark. El parque ocupa el espacio de una antigua autopista elevada, parecido a la High Line en Nueva York. Es un ejemplo del esfuerzo de la capital surcoreana para recuperar espacios públicos y zonas verdes para los ciudadanos. Asi, encontrarás más de 24 000 plantas a lo largo del kilómetro de largo del Skygarden.

namdaemun-27
Puerta Namdaemun

Si caminas brevemente por este parque líneal acabas llegando a la puerta Namdaemun (남대문, «Gran puerta del sur»), llamada oficialmente Sungnyemun (숭례문). Consulta nuestro artículo de esta puerta para tener todos los detalles sobre ella y sus curiosos colores.

Cruzando esta puerta llegas hasta el mercado Namdaemun, un mercado callejero lleno de puestos pero también de tiendas de interés. Lo primero que verás son un montón de tiendas especializadas en fotografía, unas al lado de las otras. Luego verás puestos de comida y de dulces típicos, como el hotteok, alguno de los cuales es tan popular que hay hasta cola para comprar.

Comimos por el barrio en Wangbijib, una pequeña cadena de restaurantes especializada en barbacoa coreana. Muchos de sus platos son de hanwoo, la carne de vacuno coreana equivalente al wagyu japonés. Si buscas algo típico coreano, no muy caro y con buen servicio, es perfecto.

wangbijib-23
Barbacoa coreana en Wangbijib

Desde aquí volvimos hacia la zona de nuestro hotel, pasando primero por la torre de la campana Bosingak. Justo al pasar Bosingak pudimos ver el río Cheonggyecheon, que visitaríamos hacia el final del viaje.

Antes de volver al hotel, sin embargo, aprovechamos que lo teníamos cerca y entramos al precioso templo Jogyesa. El templo estaba repleto de farolillos porque lo estaban preparando para el festival por el cumpleaños de Buda. Este templo es uno de los mejores exponentes del budismo coreano y te encantará. Es impresionante, además, cómo puede estar tan tranquilo a pesar de estar en una zona tan popular de la ciudad.

Para cenar, caminos hasta Myeongdong para disfrutar del mercado nocturno. Por la noche, decenas de puestos de comida se colocan en las calles principales del barrio para ofrecer desde pollo frito (un clásico coreano), tteokbokki (unos pastelitos de arroz glutinoso con salsa picante que son los favoritos de Laura), pajeon (una especia de pancakes coreanos) de marisco o de kimchi y muchos otros platos.

templo-jogyesa-56
Entrada al templo Jogyesa

Día 2: Seúl histórico y de la realeza y vistas al río Han (Seúl)

El segundo día de este itinerario de 7 días por Corea del Sur comenzamos en la plaza Gwanghwamun, a la que llegábamos andando desde el hotel. Esta plaza clásica y muy amplia, rodeada de hoteles de lujo y otros edificios altos, ha aparecido en varias series coreanas de televisión o k-doramas.

En ella puedes ver la estatua del almirante Yi Sun-sin, responsable de repeler la invasión japonesa ordenada por Toyotomi Hideyoshi en 1592. Luego verás otro monumento, dedicado al rey Sejong el Grande, el cuarto de la dinastía Joseon y reputado lingüista. Sejong inventó el hangul, el alfabeto coreano actual y, de hecho, en el monumento verás un lateral todos los caracteres que componen el hangul.

Si sigues caminando llegarás hasta la Puerta Gwanghwamun, una de las imágenes turísticas más famosas de Seúl, que además da acceso al impresionante Palacio Gyeongbokgung. Este palacio fue construido en 1395 y fue el palacio principal de la dinastía Joseon. Como en todos los palacios y lugares históricos, si acudes vestido con el hanbok, a la manera tradicional, la entrada es gratis.

gyeongbokgung-1
Palacio Gyeongbokgung

Si has entrado al palacio siguiendo nuestras indicaciones, te recomendamos salir por el extremo opuesto, por la puerta Sinmumun. Justo enfrente verás la entrada a la Casa Azul (Cheong Wa Dae), el antiguo palacio donde vivía el presidente de la república surcoreana hasta 2022. Entonces se convirtió en un parque público y se abrió por primera vez. La entrada es gratuita pero hay un límite de visitas diarias y tienes que enseñar el pasaporte para que te apunten antes de entrar.

Nosotros no teníamos tiempo para visitarlo porque, desde aquí, fuimos caminando hasta uno de los puntos más fotografiados de Seúl, Bukchon Hanok Village. Esta zona de la capital está repleta de casas tradicionales llamadas hanok. En muchas de ellas sigue viviendo gente, aunque algunas se han reconvertido en hostales y alojamientos.

El problema es que si visitas primero el palacio, como hicimos nosotros, la cuesta principal del barrio —la más fotografiada— estará llena de gente. Si lo haces al revés, el palacio estará lleno. Sea como sea, nosotros comimos por el barrio en un restaurante especializado en mandu, los dumplings coreanos llamado Bukchon Son-mandu Samcheong-dong.

yeouido-1
Cantantes en Yeouido Hangang Park

De aquí paseamos por la calle Insadong, llena de tiendas, centros comerciales y cafeterías hipster y muy bonitas (donde nos tomamos una tarta en forma de osito), para llegar hasta Ikseon-dong Hanok Village. Este barrio también está lleno de casas tradicionales hanok pero, en este caso, reconvertidas. Así, todo el barrio es un gran espacio de ocio con cafeterías, restaurantes, bares y más, varios de ellos muy fotogénicos.

Desde aquí tienes cerca el santuario Jongmyo, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y un lugar sagrado para la dinastia Joseon. Justo al salir del santuario te recomendamos pasear por la calle Seosulla-gil, que bordea el espacio del santuario. De hecho, en uno de sus lados lo que ves es el muro exterior del recinto. La calle es peatonal y está repleta de cafeterías y restaurantes en casas tradicionales, además de ser hogar de muchos gatos.

Cuando acabas la calle llegas a otro de los palacios de Seúl, el palacio Changdeokgung. Nuestra intención era entrar a verlo junto con el llamado jardín secreto, pero cuando llegamos ya no quedaban entradas. Así que decimos acercanos otro día a primer hora para ver ambas cosas. Si quieres, tienes tiempo de ver el palacio en este momento del itinerario, si no te interesan los jardines secretos.

bbq-chicken-11
Pollo frito en BBQ Chicken

Así que volvimos un momento a descansar al hotel y, al caer la tarde, tomamos el metro de Seúl hasta la estación Yeouido. El objetivo era disfrutar del ambiente en el Yeouido Hangang Park, pegado al río Han. Puestos de comida, de alquiler de almohadillas para sentarse, grupos amateurs de música y mucho, mucho ambiente. Además, las vistas de Seúl al otro lado del río son siempre interesantes.

Luego cenamos en un restaurante de la cadena BBQ Chicken para probar algo que apasiona a los coreanos, el chimek o pollo frito y cerveza. Si has visto series de televisión coreanas no te resultará extraño, porque los protagonistas a menudo aparecen comiéndolo.

Tras la cena, volvimos a tomar el metro para ir hasta Banpo, para hacer fotos nocturnas del puente Banpo en el Banpo Hangang Park. Al otro lado de este parque tienes el complejo cultural Some Sevit, en tres islas artificiales. Uno de los edificios igual te resulta familiar porque hizo las veces de laboratorio de genéticas de la doctora Cho en Avengers: Age of Ultron.

bampo-1
Preciosas vistas desde el Banpo Hangang Park

Día 3: Torre N Seoul, Itaewon y Gangnam (Seúl)

El tercer día lo iniciamos visitando el parque Namsan, donde se encuentra la torre N Seoul. Desde allí tienes unas vistas impresionantes de toda la ciudad, incluso sin necesidad de subir a la torre. Cuando nosotros fuimos, la visibilidad no era muy buena, así que decidimos disfrutar de las vistas desde el parque, sin subir.

Además, si tienes más tiempo o ganas, puedes subir caminando hasta la base de la torre por un bonito camino rodeado de cerezos. Esto te lo recomendamos sobre todo si visitas Seúl en época de floración de los cerezos.

parque-namsan-torre-seul-1
Parque Namsan, a los pies de la N-SeoulTower

Desde aquí nos fuimos hasta el barrio de Itaewon, que nosotros teníamos muchas ganas de visitar tras ver la serie de Netflix Itaewon Class. Desgraciadamente, las aglomeraciones de gente en Halloween en 2022 causaron varios muertos, lo que hizo que el barrio saltara a los titulares de medios de todo el mundo.

Itaewon no sólo es un barrio para hacerte fotos en localizaciones reales de la serie, sino también un lugar con templos y parques bonitos. El problema es que está todo en cuesta y puedes llegar a cansarte bastante. Pronto publicaremos un paseo por esta zona para que puedas seguir nuestros pasos.

Aquí comimos en Vatos, un restaurante de «tacos urbanos» con una curiosa fusión mexicana-coreana que lleva muchos años siendo popular entre locales y visitantes. Los tacos de bulgogi estaban simplemente espectaculares.

itaewon-1
Itaewon, con la torre N-Seoul Tower detrás

Desde Itaewon tomamos un autobús para llegar al barrio de Gangnam, famoso por la canción de PSY «Gangnam Style». De hecho, en el exterior del centro comercial Starfield COEX hay una escultura con la forma de las manos haciendo el gesto típico del baile.

En uno de los edificios del centro comercial está la fotogénica Biblioteca Starfield. Esta biblioteca se ha convertido en atracción turística llena de gente bajando y subiendo las escaleras mecánicas para hacerse fotos frente a las estanterías. Lo curioso de toda esta zona tan moderna también cuenta con uno de los templos más bonitos que hemos visto, el templo Bongeunsa.

Al acabar la visita al templo puedes tomar un autobús para acercarte hasta la calle Rodeo de Apgujeon y ver K-Star Road. El barrio de Apgujeon es uno de los más ricos de Seúl y, en este calle, verás decenas de tiendas de marcas de lujo. Además de la arquitectura de estas tiendas, en K-Star Road verás esculturas de osos decorados de forma única y dedicados a un grupo o cantante de K-Pop diferente.

biblioteca-starfield-coex-10
Starfield Library, una de las bibliotecas más bonitas de Seúl

Día 4: Headong Yonggungsa (Busan)

Por la mañana del cuarto día dejamos el hotel y fuimos hasta la estación de Seúl. Aquí tomamos el tren de alta velocidad KTX —equivalente al shinkansen japonés—. Lo más sorprendente de todo es lo fácil y rápido que resulta acceder a los trenes.

No hay barreras de entrada, no tienes que enseñar el billete y simplemente accedes al andén y subes al coche y asiento asignado. Evidentemente, los revisores tienen toda la información, por lo que si viajas sin billete lo van a saber. Pero se agradece la comodidad de acceso a los trenes.

Al llegar a Busan fuimos a hacer check-in a nuestro hotel, el Lotte Hotel Busan. Aprovechamos que los hoteles de esta cadena están siempre junto a sus centros comerciales para visitar la planta sótano, llena de restaurantes y tiendas de comida, para comer algo.

gwangalli-1
Rascacielos de Gwangalli desde el taxi

Tras la comida tomamos un taxi para visitar el espectacular templo Haedong Yonggungsa, situado en unos acantilados frente al mar a las afueras de Busan. Se puede llegar al templo en transporte público pero luego tienes que caminar bastante y tardas mucho tiempo. Teniendo en cuenta lo baratos que son los taxis, te recomendamos que los uses para visitar una ciudad tan extensa como Busan.

Por la noche, tras volver del templo, fuimos a cenar a un restaurante especializado en barbacoa coreana, Gojip Seomyeon. Lo curioso es que el restaurante se especializaba en únicamente dos platos, costilla y panceta, así que probamos los dos… ¡y qué ricos!

templo-haedong-yonggungsa-1
Templo Haedong Yonggungsa

Día 5: Gamcheon, Jagalchi, Haeundae y templo Samgwangsa (Busan)

Al día siguiente tomamos metro y autobús para acercanos hasta Gamcheon para ver uno de los lugares más famosos de Busan, Gamcheon Culture Village. Te recomendamos hacer como nosotros y llegar pronto, porque así evitarás autobuses llenos de grupos de turistas.

Por suerte, la mayoría de los turistas sólo recorren una parte pequeña de este precioso barrio. Si continúas el paseo como te contaremos en un artículo que estamos preparando, estarás solo durante la mayor parte de la visita y lo disfrutarás el doble.

Desde aquí puedes tomar el autobús para acercarte hasta el Mercado Jagalchi, uno de los principales mercados de pescado y marisco de Busan. El mercado es espectacular, lleno de puestos con producto fresquísimo pero, sin duda, la parte exterior te sorprenderá aún más, con muchos puestos que dan a la calle que preparan pescado.

jagalchi-1
El sorprendente mercado Jagalchi

En este zona tienes también la calle BIFF y la plaza BIFF, dedicadas al festival internacional de cine de Busan. Aquí verás huellas en el suelo de actores y directos que han pasado por allí. Aquí también encontrarás puestos callejeros de comida y te recomendamos que pruebes el ssiat hotteok típico de Busan en Seungi Ssiat Hotteok.

Comimos en Mubanna Fried Chicken, otro restaurante especializado en pollo frito y luego dimos un pequeño paseo por la calle Gwanbok-ro, repleta de tiendas. El objetivo era llegar hasta las escaleras mecánicas que dan acceso al parque Yongdusan.

En el parque, además de la torre de Busan, tienes otra estatua del almirante Yi Sun-sin, una de las tres sedes que hay en Corea del Sur del Museo de Instrumentos Populares del Mundo, el pabellón octogonal Palgakjeong, un memorial de la Revolución de abril y varios cerezos que están preciosos entre marzo y abril.

parque-yongdusan-1
Parque de la torre de Busan

Tras visitar el parque fuimos al metro para llegar hasta Haeundae, donde está la playa de Haeundae. El camino desde el metro a la playa es una larga avenida llena de restaurantes y puestos de comida, aunque demasiado orientada al turista.

Paseando por el paseo marítimo llegarás a Haeundae LCT The Shart, un complejo de tres rascacielos impresionantes. Dos son torres residenciales de 85 pisos y la otra es la LCT Landmark Tower que, con sus 411,6 metros es el segundo edificio más alto de Corea del Sur. Es en esta torre donde tienes el fabuloso mirador BUSAN X The Sky.

Si continuas caminando llegarás hasta el Blueline Park, una de las atracciones turísticas más populares actualmente en Busan gracias a las redes sociales. Desde aquí hay un bonito paseo bordeando la costa que puedes hacer si tienes tiempo. Pero lo más popular es el tren que hace ese mismo recorrido y, sobre todo, las góndolas que hacen parte de la ruta por unas vías elevadas.

blue-line-park-1
Cápsulas del Blue Line Park

Desde allí dimos un paseo por el barrio hasta llegar al metro para volver a la zona de nuestro hotel, Seomyeon. Allí tomamos un taxi hasta el precioso templo Samgwangsa, un oasis de paz en una ciudad tan bulliciosa como Busan.

El templo, construido en 794, tiene muy pocos turistas (de hecho, estuvimos solos) y es una maravilla. Además, en preparación para el cumpleaños de Buda, había instalados miles de lamparillas. Para volver, tomamos un pequeño autobús que conecta Seomyeon con el templo en un recorrido circular.

templo-samgwangsa-1
El precioso templo Samgwangsa

Día 6: Myeong-dong, Deoksugung y río Cheonggyecheon (Seúl)

El día 6 volvimos en KTX a Seúl por la mañana, para tener al menos la comida y el resto de la tarde en la ciudad. Como ves, en un itinerario de 7 días por Corea del Sur te dejas mucho por ver, pero el tiempo da para lo que da.

Nuestro hotel para esta última etapa del viaje estaba en Myeong-dong, con lo que aprovechamos para comer un cheese dakgalbi en el restaurante Premium Jangin Dakalbi. Luego tomamos un café y algún bollo en una cafetería cercana, todo artesano y de gran calidad.

Aprovechamos que estábamos por allí para ver muchas de las tiendas de snacks coreanos incluyendo HBAF (especializadas en almendras con sabores) y visitamos el Daiso de 12 plantas, aunque fue una decepción. Pero, sobre todo, pasamos un buen rato en una de las varias tiendas que tiene la cadena de cosmética Olive Young en la zona.

Después de descansar un rato y cuando ya empezaba a caer la noche, nos acercamos hasta Seoul Plaza o plaza de Seúl. Allí se encuentra el modernísimo edificio del ayuntamiento y la Biblioteca Metropolitana de Seúl. La biblioteca ocupa un edificio construido en 1926 durante la época colonial japonesa que fue el antiguo ayuntamiento de la ciudad.

gyeongbokgung-2
La puerta Gwanghwamun, de noche

Cruzando la calle desde esta plaza llegas al palacio Deoksugung, de gran importancia histórica. Es, además, el único palacio que cuenta con un edificio de estilo neorrenancista de 1898, el edificio Seokjojeon. Pudimos verlo gratis porque habíamos dejado la visita para el último miércoles del mes, que es el Día de la Cultura. Si visitas Corea del Sur y pasas algún último miércoles de mes, podrás acceder gratis a muchos palacios y lugares culturales.

Tras visitar el palacio volvimos a la plaza Gwanghwamun y a la puerta Gwanghwamun para hacer fotos nocturnas con trípode. Luego nos acercamos hasta el comienzo del río Cheonggyecheon, un espacio por el que antes circulaba una autopista. Hoy en día el paseo es una preciosidad y muy relajante y paseamos un rato haciendo algunas fotos adicionales con el trípode.

Para cenar aprovechamos que el hotel estaba en Myeong-dong y volvimos a disfrutar del mercado nocturno. En este caso, probamos de nuevo los tteokbokki (Laura manda) y otras cosas que no habíamos probado la primera vez.

cheonggyecheon-stream-1
Cheonggyecheon, por la noche

Día 7: Changdeokgung y jardín secreto y Lotte World (Seúl)

El último día completo que pasamos en Seúl lo aprovechamos para ver otros de los cinco grandes palacios de la capital, el Palacio Changdeokgung. Fuimos 15 minutos antes de que abrieran las taquillas para conseguir una de las 50 entradas que se venden al día para los jardines secretos.

Recomendamos hacerlo así porque la entrada a los jardines está en el interior del palacio, por lo que tiene sentido ver las dos cosas juntas. Si los jardines no te interesan, puedes visitar el palacio en otro momento, como decíamos antes.

Sin embargo creemos que merece la pena ver ambos espacios de forma conjunta. Sobre todo porque los jardines secretos sólo se pueden visitar con tour guiado y, como decíamos, se ofertan muy pocas entradas al día. Cuando estés dentro te encontrarás en un lugar relajante y con poquísima gente. Pegado al complejo de este palacio hay otro palacio, el palacio Changgyeonggung.

jardin-secreto-changdeokgung-1
Jardín secreto del Palacio Changdeokgung

Tras esta visita fuimos a comer a Born & Bred, un restaurante especializado en la mejor carne hanwoo que encontrarás en toda Corea del Sur. El fundador tenía un puesto de carne en el cercano mercado y allí abrió un puesto para poder degustarla.

Con el tiempo, la casa familiar la reconvirtieron en el restaurante que ves hoy en día. La carta es muy variada, con muchos cortes de carne de tipo occidental pero también coreanos. En la planta baja está el bar y también la carnicería, donde puedes ver cómo cortan la carne.

Desde aquí nos fuimos hasta la Lotte World Tower, que con sus 555 metros es el edificio más alto de Corea del Sur. Esta torre cuenta con el mirador Seoul Sky, que en realidad son varias atracciones. Así, tienes un mirador acristalado llamado Sky Deck (planta 118), un espacio acristalado pero abierto al aire Sky Terrace (planta 120). Pero sobre todo destaca por su Sky Bridge, un puente a 541 metros por el que puedes caminar (con arneses, claro). No apto si tienes vértigo aunque, eso sí, las vistas son de quitar la respiración.

Muy cerca de la torre tienes el pequeño parque temático Lotte World Magic Island y el lago Seokchon. El parque que hay alrededor de estos espacios está precioso en primavera porque cuenta con muchos cerezos. Cerca de esta zona se encuentra también el Parque Olímpico de Seúl, lleno de recuerdos de los JJOO de Seúl 1988.

lotte-world-tower-1
Cerezos bajo la torre Lotte World Tower

Cómo ampliar este itinerario

Como ves, este itinerario de 7 días sirve para ver lo básico de Seúl y un poco de Busan, pero deja muchas cosas fuera. Si tienes más días, puedes visitar algun otra de las cosas que te recomendamos en nuestra guía de Seúl y que a nosotros se nos quedaron pendientes.

En el caso de Busan este itinerario se queda muy corto, pero el tiempo es el que es. Además Busan es muy alargada por la forma que tiene, lo que hace que se tarde mucho en ir de un sitio a otro. Echa un vistazo a nuestra guía de Busan para añadir días y decidir qué otros lugares ver.

Si, por ejemplo, tienes 15 días, nosotros comenzaríamos en Seúl, desde donde haríamos excursión a Suwon y Jeonju y desde allí iríamos en ruta quizás a Daegu y especialmente a Gyeongju para llegar a Busan. Y desde Busan volaríamos a la isla de Jeju, por ejemplo. De todos modos, si quieres ampliar el itinerario con otros destinos de interés, te recomendamos los siguientes:

  • Suwon. Excursión de día desde Seúl con fortificaciones que son Patrimonio de la Humanidad, como la fortaleza de Hwaseong y el palacio Hwaseong Haenggung. Si no tienes mucho tiempo, puedes contratar una excursión de día desde Seúl.
  • Jeonju. Un importante centro espiritual durante la dinastia Joseon que cuenta con poblados de casas hanok, una gastronomía fascinante y muchos festivales. Si quieres aprovechar bien el día, puedes llegar en excursión de día desde Seúl.
  • Daegu. Una ciudad poco turística, pero que puede ser un buen punto de descanso en tu ruta por Corea del Sur. Disfruta de sus murales, su mercado, sus templos y los recuerdos de la dinastía Silla y Joseon.
  • Gyoengju. Esta ciudad es conocida como «el museo sin paredes», porque aquí hay más lugares históricos que en ninguna otra parte del país. Entre ellos el templo Bulguksa, el complejo de tumbas Daereungwon, el precioso puente Woljeonggyo y más. Si no tienes mucho tiempo, puedes contratar una excursión desde Busan a Gyeongju.
  • Jeju. Esta isla, la más grande de Corea del Sur, se encuentra en el estrecho de Corea y al oeste de Kyushu. Puedes llegar en avión o ferri y lo mejor es alquilar un coche para recorrerla entera.
  • Hahoe Folk Village en Andong. Un pueblo tradicional con forma de flor de loto por motivos geománticos que además es Patrimonio de la Humanidad. Tiene casas tradicionales y es conocido por su artesanía de máscaras tradicionales coreanas. Si no tienes mucho tiempo, puedes contratar esta excursión de día desde Seúl.
  • Templo Ssanggyesa. Un precioso templo situado en la provincia Gyeongsangnam-do.
  • Parque Nacional Bukhansan. Ideal si te gusta la naturaleza, aunque salpicado también de templos. Si no quieres ir solo, puedes hacer la caminata con guía.
  • Parque Nacional Dadohaehaesang. El parque nacional más grande de Corea del Sur en los islotes al suroeste de Busan, cerca de Yeosu, otro lugar interesante en la costa.
laura-gamcheon-1
Laura en Gamcheon Cultural Village

Dónde dormir

Corea del Sur es un país con hoteles para todos los bolsillos. Además, grandes corporaciones como Samsung o Lotte tienen también sus propios hoteles, con lo que hay muchas opciones. Los hoteles de Samsung son los Shilla Stay, de precio medio mientras que los de Lotte son los Lotte Hotel, algo más caros.

Si usas el buscador que tenemos en colaboración con Booking (verás que aparece el logo de Japonismo), podrás reservar hoteles sin pagar por adelantado. Al hacer así, además, nos ayudas a hacer crecer el proyecto Coreanismo para que llegue a ser tan grande como Japonismo.

Los hoteles en los que nosotros estuvimos fueron:

  • Shilla Stay Gwanghwamun Myeongdong (Seúl). Realmente más cerca de la plaza Gwanghwamun que de Myeongdong, aunque se llegaba a ambos lugares caminando. Además, está a poca distancia del metro.
  • Hotel Skypark Myeongdong 2 (Seúl). En pleno barrio de Myeongdong, ideal si quieres vivir este barrio tan interesante sin depender de transporte público. Al lado tienen otro hotel, el Skypark Central Myeongdong y, junto a la estación de metro, Skypark 3 Myeongdong.
  • Lotte Hotel Busan. Genial hotel con piscina climatizada aunque al aire libre, centro comercial así como varios restaurantes. Las habitaciones son espaciosas incluso cuando son para familias.
lotte-hotel-busan-1
Habitación amplísima en Lotte Hotel Busan

¡Disfruta de Corea del Sur!

Luis Rodriguez
Luis Rodriguez

Luis es ingeniero de telecomunicación y máster en Estudios de China y Japón: Mundo Contemporáneo. Ha trabajado en grandes empresas como Vodafone y Google (en Londres), y también en agencias de comunicación. Puedes encontrarle además en Profundidad de Campo.