El templo Haedong Yonggungsa de Busan

Haedong Yonggungsa, el templo en los acantilados de Busan

Holafly y Japonismo, eSIM con descuento
Visit Nara

El templo Haedong Yonggungsa (해동 용궁사) o «templo del palacio del dragón» es un precioso templo budista situado en los acantilados de la costa de Busan. Por su localización tan fotogénica sobre el mar, en vez de en las montañas como la gran mayoría de templos de Corea del Sur, se ha convertido en un lugar muy turístico.

El templo está dedicado a Haesu Gwaneum Daebul, la deidad budista de la compasión. De hecho, en el pasado el templo se llamada Bomun, término con el que se indicaba el poder absoluto de la deidad. No obstante, en 1974 se cambió al nombre Haedong Yonggungsa que significa «templo del palacio del dragón».

Supuestamente la forma del templo se asemeja a la de un dragón, aunque es complicado verlo. De todas formas, es toda una experiencia visitar el templo y sentir el mar golpear con fuerza las rocas a tus pies.

haedong-yonggungsa-206
Haedong Yonggungsa bajo una tormenta
Maiko con mapa Japonismo

Planifica tu viaje a Corea del Sur

Te proporcionamos herramientas y recursos para que tu viaje a Corea del Sur sea inolvidable y sin preocupaciones

Breve historia del templo

El templo fue supuestamente fundado en 1376 por el monje Hyegeun, a quien la deidad se le apareció en sueños. Cuenta la leyenda que el monje vagó por todo el país buscando la iluminación hasta llegar al lugar donde se encuentra el actual templo.

Allí sintió que se encontraba en un lugar muy espiritual, por lo que se dice que construyó un pequeño templo dedicado a Gwaneum. Esto no es casual, pues se creía que que Gwaneum, como encarnación de la compasión infinita, residía en lugares solitarios a orillas del mar.

Por ello, los templos dedicados a la deidad se construyeron siempre en la costa o en islas. Otros ejemplos son el templo Naksansa en Yangyang o el templo Boriam en Namhae.

haedong-yonggungsa-54
Vista entre las escaleras de bajada al templo

No obstante, poco se ha podido probar de esta leyenda. Lo que sí se sabe es que el templo fue destruido durante la invasión japonesa de Corea del siglo XVI. Posteriormente, a comienzos de la década de 1930, fue reconstruido por los monjes del templo Tongdosa.

A comienzos de la década de 1970, el monje principal del templo tuvo una visión en la que vio a la deidad Gwaneum Bosal vestida de blanco ascendiendo al cielo a lomos de un dragón. Por ello, decidió cambiar el nombre a Haedong Yonggungsa o «templo del palacio del dragón».

Sea cuál sea la historia real, su localización a orillas del mar y su arquitectura, llena de imágenes de dragones —con Gwanseeum Bosal observando desde lo alto— evoca «una profunda fe», según el templo. Su ubicación en los acantilados de la costa de Busan es, sin duda, el punto distintivo del templo Haedong Yonggungsa.

haedong-yonggungsa-201
Complejo del templo Haedong Yonggungsa

El dragón en la cultura coreana

En la mitología occidental el dragón está relacionado con el fuego y la destrucción. No obstante, en la cultura coreana, el dragón es una criatura benévola que trae la lluvia y que suele asociarse al mar y a la agricultura.

En apariencia es muy similar al dragón chino, aunque suele tener bigotes y barba más larga. Pero dado que el número 9 también es auspicioso en la cultura coreana, el dragón coreano también tiene 81 escamas (9×9) como símbolo de la buena suerte.

En ocasiones, los verás agarrando un gran orbe o perla, llamado chintámani (yeouiju, en coreano) con su garra o su boca. La chintámani es una joya o piedra preciosa mítica de la tradición budista capaz de conceder deseos a quien la porta.

haedong-yonggungsa-129
Dragón de cuatro uñas con una tradicional chintámani de color rojo

Habitualmente la lleva Avalokiteshvara (Gwanseeum Bosal en coreano y Kannon en japonés) o Ksitigarbha (Jijang Bosal en coreano o Jizo en japonés) y sólo los dragones de cuatro uñas son lo suficientemente sabios y poderosos para manejarla.

En la mitología coreana hay tres tipos de dragones: yong, yo y kyo. Los dragones yong son los más poderosos y se encuentran en los cielos, mientras que los dragones yo no tienen cuernos y viven en los océanos. Finalmente, los dragones kyo habitan en las montañas. En los tres casos, tienen sólo cuatro uñas (en vez de cinco, como es habitual en el caso de los dragones chinos).

La imagen del dragón se ha usado muchísimo en la cultura coreana, tanto en la mitología como en el arte. En el templo Haedong Yonggungsa no sólo lo verás frente al salón principal, sino también en los muros tradicionales, el portón de entrada y hasta otros portones del complejo.

haedong-yonggungsa-46
Dragón de los océanos (yo)

Justamente es en estos portones donde los verás en su forma de dragón yo o «dragón de los océanos» porque se representa como un híbrido entre dragón y pez. En arquitectura suele colocarse en los extremos de las cumbreras de los tejados tradicionales para frenar la entrada de cualquier mal.

Lugares destacados del templo Haedong Yonggungsa

El templo Haedong Yonggungsa es uno de los lugares más turísticos y fotografiados de la ciudad de Busan, a pesar de encontrarse algo alejado del centro de la ciudad.

No obstante, merece la pena hacer la excursión para ver cómo las olas rompen contra las rocas y los acantilados sobre los que se alza el templo. Por eso, y para que no te pierdas nada, te contamos a continuación todo lo que puedes ver en tu visita al templo.

Puestos callejeros

En la entrada al templo Haedong Yonggungsa verás decenas de puestos callejeros. En ellos, encontrarás desde recuerdos y souvenirs a objetos budistas y todo tipo de comida callejera.

Aquí puedes probar los típicos pasteles de pasta de pescado, hotteok típicos de Busan (rellenos de azúcar y semillas) o piruletas dalgona de diferentes formas y tamaños, por ejemplo.

haedong-yonggungsa-18
Puestos callejeros en la entrada al templo

Estatuas de los signos del zodiaco

En el camino principal de acceso al templo hay una fila de estatuas de piedra que se corresponden a las doce figuras del zodiaco chino que, según la filosofía oriental, son deidades guardianas.

En coreano reciben el nombre de Sibiji-shin (literalmente, los «doce espíritus generales») y, para el budismo, las imágenes de las doce deidades nos protegen de los malos espíritus y nos proporcionan buena suerte. Verás la rata (ja), el buey (chuk), el tigre (in), el conejo (myo), el dragón (jin), la serpiente (sa), el caballo (o), el carnero (ram), el mono (sin), el gallo (yu), el perro (sul) y el cerdo (hae). Todos ellos, excepcionalmente, con cuerpo humano pero facciones animales.

Mucha gente hace una pequeña ofrenda (una monedita, por ejemplo) a los pies de la estatua de su signo del zodiaco para pedir el beneplácito de la deidad. Así que si tienes alguna moneda, ya lo sabes.

haedong-yonggungsa-28
Estatuas de los doce signos del zodiaco

Al otro lado del camino hay varias esculturas de piedra adicionales, entre las que destaca la figura de un dragón coreano. Muchos visitantes colocan pequeñas monedas en los ojos y sobre la nariz para solicitar buena fortuna y como muestra de agradecimiento.

Al final del camino, verás una pagoda de estilo clásico que está dedicada a la seguridad vial. Todo el camino está repleto de cerezos, por lo que si visitas el templo a finales de marzo, cuando florecen los cerezos en esta zona, lo encontrarás precioso.

haedong-yonggungsa-30
Escultura de dragón, en primer plano

Ruta costera Sirangdae

Muy cerca de donde se encuentra la tienda del templo, verás unas escaleras que parecen perderse entre la vegetación. Tendrás que subirlas si deseas tomar el camino costero Sirangdae, considerado una de las ocho vistas panorámicas de Gijang en Busan.

Sirangdae es una de las rutas más históricas y te lleva a través de un bosque de bambú hacia los acantilados de la costa de Busan. En la parte más cercana al mar, el camino es una plataforma de madera desde la que se tienen vistas maravillosas de la costa.

Desde aquí, puedes observar las distintas formaciones rocosas y llegar hasta la famosa cueva Ananti. Eso sí, ten en cuenta que si tomas esta ruta costera no podrás entrar al templo ytendrás que volver sobre tus pasos para hacerlo.

haedong-yonggungsa-229
Entrada a la ruta costera Sirangdae al lado del portón de entrada al templo

Entrada al templo

La entrada al templo se realiza por el portón de entrada Iljumun, con el característico colorido decorativo tradicional llamado dancheong. Este colorido es típico en los edificios y objetos de madera coreanos y se basa en el uso de cinco colores básicos que están relacionados con la filosofía de los cinco elementos y el principio del yin y el yang, como contábamos en el artículo de la puerta Namdaemun.

Además del colorido decorativo tradicional, los dos pilares de la puerta están decorados con las imágenes de cuatro llamativos dragones coreanos, que miran hacia el exterior y el interior del complejo.

haedong-yonggungsa-44
Dragones en los pilares del portón de entrada

Tras pasar la puerta, hay que bajar 108 escalones para llegar al complejo central del templo Haedong Yonggungsa. Los escalones están flanqueados por grandes lámparas tradicionales de piedra y las vistas del templo desde este punto comienzan a ser maravillosas.

El número de escalones no es casual: 108 es un número sagrado en la tradición budista que en este caso simboliza las 108 pasos o etapas de la longevidad.

haedong-yonggungsa-212
108 escalones y lámparas de piedra

Bodae, el «Buda sonriente»

Durante el camino de bajada te encontrarás con tres lugares destacados en los que hay varias estatuas de piedra de Buda.

La primera, situada a medio camino, es una estatua de Bodae (Budai en español o Hotei en japonés), llamado comúnmente «Buda feliz», «Buda sonriente» o «Buda regordete» (aunque realmente no es un Buda). Representa la abundancia, la longevidad y la riqueza y está muy relacionado con el amor por los niños. Se suele representar calvo y vestido con una túnica que deja a la vista su barriga, símbolo de la buena suerte y la felicidad.

En Corea, al igual que en muchos otros países de Asia, existe la costumbre de frotar el vientre de Budai para tener buena suerte, aunque esta práctica realmente no forma parte de los cánones budistas. No obstante, desde el templo dicen que si acaricias la panza del Buda, conseguirás tener un hijo. Por ello, las personas que quieren tener hijos suelen acariciar la barriga del Buda y hasta dejar alguna ofrenda a sus pies.

haedong-yonggungsa-51
Bodae, el «Buda sonriente» para tener hijos

Budas del éxito en los estudios

Un poco más abajo verás las cinco pequeñas estatuas de piedra de los Budas dedicados al éxito en los estudios. Cada estatua es diferente: en el centro verás un Buda sentado, con un libro en los brazos, mientras que a ambos lados hay otras cuatro estatuas más con diferentes poses y objetos budistas.

Dada la importancia que la sociedad coreana otorga al éxito académico, muchos coreanos realizan pequeñas ofrendas en las estatuas de estos Budas. Cuando nosotros visitamos el templo, vimos muchas figuritas, adquiridas en la tienda del templo, colocadas como ofrendas a los pies de los distintos Budas, así como pequeños rosarios y hasta monedas.

haedong-yonggungsa-61
Budas de los estudios y el éxito académico

Buda de la medicina

A la izquierda del camino de bajada, en una pequeña plazuela, se encuentra la escultura de piedra del Yagsa Yeorae o «Buda de la medicina» (Bhaisajyaguru en español y Yakushi Nyorai en japonés).

La estatua del Buda de la medicina está situada en un lugar favorable según las teorías del Feng-Shui y, como su propio nombre indica, este Buda tiene la capacidad milagrosa de curar tanto dolencias físicas como mentales. Por ello, son muchos los fieles que acuden a rezar ante esta estatua para aliviar sus dolencias.

El Buda aparece como es habitual en la imaginería budista: sentado y vestido con las tres túnicas tradicionales de un monje budista. Con la mano izquierda sostiene un frasco de néctar medicinal, mientras mantiene la mano derecha apoyada en su rodilla. Sobre su cabeza tiene el aura de luz que a muchos les recuerda el tradicional sombrero coreano gat. Por ello, entre los coreanos, este Buda a menudo es apodado como «el Buda del gat de piedra»

haedong-yonggungsa-69
Estatua del Buda de la medicina

Tras el Buda de la medicina se abre una pequeña terraza sobre el mar desde la que supuestamente se ven unos amaneceres preciosos. Desde aquí se tiene una perspectiva maravillosa del templo sobre el acantilado y se puede distinguir las rocas que, supuestamente, simbolizan el ojo y la boca del dragón del templo.

Desde aquí sale un camino de bajada que te lleva hasta la estatua de Jijang Bosai. Este camino está repleto de deseos que los visitantes escriben en papeles dorados.

haedong-yonggungsa-89
Deseos de los visitantes escritos en corazones dorados

Estatua dorada de Jijang Bosai

En un extremo del acantilado se alza la estatua dorada de Jijang Bosai (Ksitigarbha en español o Jizo en japonés), el bodhisattva del más allá. Según la tradición budista, ayuda a salir del infierno a los seres que, por sus acciones, hayan renacido en él.

Jijang Bosai suele representarse como un monje con la cabeza rapada y vestido con túnicas sencillas, a diferencia de la gran mayoría de bodhisattvas que van vestidos como la realeza india. Aparece con un halo alrededor de la cabeza y lleva consigo un báculo con el que abre las puertas del infierno y la perla brillante o chintámani con la que ilumina las tinieblas.

haedong-yonggungsa-91
Escultura dorada de Jijang Bosai

Puente de piedra

Tras volver sobre tus pasos, tendrás que cruzar el puente de piedra para llegar al complejo principal del templo. A tu izquierda, verás como las olas golpean las rocas del acantilado sobre el que se alza el templo y, a tu derecha, un conjunto de estatuas y pequeños calderos.

La tradición dice que si consigues meter una moneda de 100 wones en el interior de uno de los calderos conseguirás buena suerte. Por ello verás siempre a mucha gente en el puente probando suerte.

Tras probar suerte, fíjate en las distintas esculturas y estatuas que hay. Verás 16 figuras de arhat o discípulos de Buda que ya han alcanzado el nirvana, una escultura relacionada con la fábula de la tortuga y el conejo o la de un dragón tortuga.

haedong-yonggungsa-107
Diferentes esculturas vistas desde el puente de piedra

El dragón tortuga es una criatura legendaria china que combina dos de los cuatro animales celestiales de la mitología china: el caparazón de una tortuga con el cuerpo de un dragón. Simboliza el coraje, la determinación, la longevidad y el éxito.

El día en el que nosotros visitamos el templo cayó una tormenta bastante fuerte, con lo que el mar estaba muy bravo. De todas formas, desde el puente se pueden ver muy bien las formaciones rocosas que representan la boca y el ojo del dragón del tempo.

haedong-yonggungsa-114
Rocas que representan la boca y el ojo del dragón

La pagoda de las reliquias

Tras cruzar el puente, pasaras por una pequeña puerta subterránea para ver la pagoda de las reliquias, una pagoda de tres pisos con cuatro leones.

Según parece, la pagoda actual se construyó a partir de restos de una antigua pagoda y de las rocas que había en la zona. En cada esquina hay un león que simbolizan, respectivamente, la alegría, la ira, la tristeza y la felicidad.

Dado que se guardaron en su interior siete huesos procedentes de Sri Lanka, la pagoda comenzó a llamarse «pagoda de las reliquias».

haedong-yonggungsa-169
Pagoda de las reliquias, al fondo

Al lado de la pagoda verás dos cerdos dorados y pilas y pilas de tejas con deseos escritos a mano. El cerdo es un animal que, en la cultura coreana, simboliza la prosperidad y la buena suerte. De hecho, soñar con un cerdo suele significar que tendrás buena suerte.

Por ello, aquí hay una pareja de cerditos de la buena suerte, que te ayudan a conseguir los deseos que escribas en las tejas que luego dejas en el templo. También hay otro tipo de ofrendas, como velas para tener suerte en los exámenes, velas para pedir un deseo o tener más inteligencia y hasta velas protectoras ante desastres, etc.

haedong-yonggungsa-116
Pareja de cerditos de la suerte y tejas con deseos

Salón principal Daeungjeon

Frente a la pagoda de las reliquias se alza el salón Daeungjeon, el salón principal del templo. Es un salón maravilloso, lleno de colorido tradicional dancheong tanto por dentro como por fuera.

De hecho, los pilares y vigas están decorados con todo tipo de imágenes de flora y fauna de la región, tanto en el interior como en exterior, haciendo un conjunto simplemente espectacular.

haedong-yonggungsa-134
Interior del salón principal, lleno de color

Por fuera, los aleros tienen coloridas tallas de madera con imágenes de dragones, mientras que por dentro te quedas sin aliento con el nivel de colorido y luminosidad. Haz una ofrenda en forma de vela o admira las pinturas y tallas de madera, merece mucho la pena.

En el exterior, destaca la preciosa escultura del dragón volador. A sus pies y en distintos recovecos de la escultura, muchos visitantes dejan pequeñas figuritas de Buda o de alguno de los 12 animales del zodiaco como petición de protección y buena suerte.

haedong-yonggungsa-123
Dragón volador en el exterior del salón princopal

Gran estatua de Bodae

Al lado del salón principal se alza imponente otra estatua de Bodae, el «Buda feliz» del que hablábamos al comienzo. En este caso, esta estatua es dorada y mucho más grande que la que hay al comienzo del camino de bajada del templo, pero emana la misma felicidad, con esa sonrisa de oreja a oreja.

Bodae se representa como la reencarnación de Maitreya, el futuro Buda y aparece sentado con una simple túnica que deja su gran barriga al descubierto. En la mano derecha tiene un rosario budista, mientras que en la mano izquierda agarra su tradicional saco de tela.

El saco simboliza la abundancia y la prosperidad, por lo que es lógico que Bodae represente también la riqueza. En este caso, será complicado acariciarle la barriga, pero podemos rezar ante él para tener prosperidad.

haedong-yonggungsa-132
Gran escultura dorada de Bodae

Salones Yonggungdan y Geukrackjeon

A la derecha del salón principal (justo al lado de la escultura de Bodae) verás el salón Yonggungdan y a su izquierda el salón Geukrackjeon. El lateral del salón Yonggungdan está decorado con preciosas pinturas de dragones y en su interior hay un precioso Buda reclinado.

Entre el salón Yonggungdan y el salón Geukrackjeon se encuentran las escaleras de subida a la plaza donde se alza ante el mar la estatua de la deidad de la compasión Haesu Gwaneum Daebul.

haedong-yonggungsa-133
Salón Yonggungdan en primer plano y salón Geukrackjeon a la izquierda

Deidad de la compasión

En lo más alto de las escaleras, observando todo el complejo del templo a sus pies, se encuentra la gran escultura de Haesu Gwaneum Daebul, la deidad de la compasión (Guan Yin o Avalokitesvara en español).

Según las escrituras budistas, la deidad de la compasión vive cerca del mar, razón por la cual es la imagen principal del templo. Se cree que Gwaneum rescata a aquellos que acudan a ella en momentos de dificultad y especialmente ante peligros producidos por el agua, el fuego o las armas.

Dado que es la deidad de la compasión, comprende los sentimientos de temor y la creencia popular dice que te ayudará a conseguir tus propósitos si repites su nombre varias veces.

haedong-yonggungsa-148
Haesu Gwaneum Daebul, la deidad de la compasión

Fuera del complejo, en el acantilado, verás altares rituales construidos para rezar por la seguridad y el retorno a puerto de pescadores. Es justo en este lugar por donde pasa la ruta costera Sirangdae de la que te hemos hablado al comienzo de este artículo.

Asimismo, en la plaza principal del complejo del templo hay una cafetería llamada Aden Cafe con preciosas vistas de la costa. Nosotros nos resguardamos de la intensa lluvia allí y disfrutamos muchísimo de las vistas.

haedong-yonggungsa-145
Interior de Aden Cafe

Qué ver cerca del templo Haedong Yonggungsa

El templo Haedong Yonggungsa está bastante lejos del resto de atractivos turísticos de Busan (que puedes ver en nuestra guía de la ciudad), pero puedes echar un vistazo a los siguientes lugares algo más cercanos:

  • Lotte World Busan. Disfruta de las atracciones del parque temático y de las compras en Lotte Premium Outlets o de las exposiciones del Museo Nacional de Ciencia de Busan.
  • Songjeong. El tren panorámico de Haeundae Blueline Park cubre la distancia entre Mipo y Songjeong, pasando por el túnel Dalmaji, Cheonhgsapo, el mirador Daritdol y Gudeokpo.
  • Haeundae. Una de las playas más famosas de Busan en la que se encuentra el gran rascacielos y mirador Busan X the Sky, por ejemplo.

Información adicional

  • El complejo del templo está abierto todos los días de 05:00 a 20:00 horas y la entrada es completamente gratuita.
  • Consulta eventos especiales u horarios actualizados en la web del templo Haedong Yonggungsa.
haedong-yonggungsa-182
Acantilados sobre los que se construyó el templo en la costa de Busan

Cómo llegar

Por su ubicación, en un extremo de la costa más turística de Busan, se tarda bastante en llegar al templo Haedong Yonggungsa desde zonas como la estación de Busan o Seomyeon y un poquito menos desde la playa de Haeundae.

La estación de metro más cercana al templo es OSIRIA (오시리아역) de la línea gris Donghae, aunque desde la estación hasta el templo son otros 30 minutos andando. Otra opción es llegar en el autobús 1001 desde la estación de Busan o desde Haeundae. Alternativamente, también desde Haeundae, puedes tomar el autobús 181 (45 minutos).

Pero la manera más cómoda y fácil de llegar al templo es en taxi, especialmente teniendo en cuenta lo baratos que son los taxis en Corea del Sur (nosotros tomamos un taxi desde Seomyeon, donde nos alojábamos). En la salida del templo hay parada de taxis o puedes usar aplicaciones como Kakao Taxi o Uber para solicitar uno desde tu teléfono móvil.

haedong-yonggungsa-232
Tienda del templo, en la plaza exterior

De todas formas, te recomendamos que mires cuál es la mejor opción para llegar desde tu ubicación con nuestro mapa general de Busan, que puedes usar en tu teléfono móvil durante tu viaje por Corea del Sur.

Recuerda que puedes usar Google Maps para ver cómo llegar a los destinos en transporte público. No obstante, si quieres ver cómo llegar en coche o a pie tendrás que usar Naver Map o Kakao Map.

Mapas para viajar a Japón creados por Japonismo

Mapa general de Busan

El templo Haedong Yonggungsa así como el resto de lugares destacados de Busan los tienes marcados en el mapa general de Busan, que hemos usado para visitar la ciudad.

¡Disfruta del templo Haedong Yonggungsa!

Laura Tomàs Avellana
Laura Tomàs Avellana

Licenciada en Traducción e Interpretación con inglés y japonés (UAB) con estudios especializados en la Universidad de Estudios Extranjeros de Kioto (KUFS) y Máster en Estudios de Asia Oriental (UOC) centrándose en sociedad y cultura de Japón, Corea y China. En la actualidad es cofundadora y directora de Japonismo, medio especializado en Japón líder en español donde escribe artículos sobre Japón y copresenta los pódcasts "Japón a Fondo" y "Japonesamente" centrados en cultura japonesa y viajes a Japón. Además, ha publicado dos libros "Japonismo. Un delicioso viaje gastronómico por Japón", "Japón en imágenes" y "Manual para viajar a Japón y no morir en el intento" (Anaya Touring). Laura imparte clases de literatura japonesa, turismo, gastronomía japonesa, business en Japón y arte japonés en el Curso de Especialización en Estudios Japoneses (CEEJ) y ha impartido varios cursos en distintas organizaciones como el curso "Japón y las cuatro estaciones" en Casa Asia, la masterclass sobre "Protocolo japonés" en la Universitat Ramon Llull (Blanquerna) o el curso de digitalización de competencias para el grado de Estudios de Asia Oriental de la Universidad de Málaga. Lleva estudiando coreano desde 2022 para ampliar sus conocimientos sobre la historia, sociedad y cultura coreanas. De esta pasión nació Coreanismo.